El Ecorresponsable no nace, se hace y hace rodar la Economia Circular.

En Enero del año 2015 la Comisión Europea adopto un paquete de medidas con el fin de cambiar el modelo lineal de producción por un modelo circular dónde se aprovechen los residuos como recursos materiales para la fabricación de nuevos productos.

Esto, dicho así, parece lógico y fácil  pero lo cierto es que para que la economía circular funcione se necesita la implicación y compromiso de todas las partes:

Las administraciones deben, entre otras cosas, regular y controlar acciones dirigidas a la prevención y reciclado de residuos. Una acción clave es la de fomentar un mercado de subproductos ágil y de calidad dónde el productor encuentre fácilmente la materia prima que demanda. Un paso previo a este mercado, es agilizar el procedimiento de evaluación de subproducto donde un residuo deja de tener condición de residuo y pasa a ser considerado una futura “materia prima”.

El productor, tiene que reinventarse y echar mano de la innovación y  ecodiseño  para darle una vuelta al producto y al envasado  de forma que encaje perfectamente en los parámetros de la economía circular. Esto supone fabricar con subproductos, minimizar el envasado que será, si es posible, re utilizable y, sin duda, 100%reciclable.

Es el consumidor y su capacidad de consumir con responsabilidad, la pieza clave que acelera el proceso de cambio y asegura una economía circular productiva con beneficios ambientales, económicos y  sociales.

El consumidor responsable no nace sino  se hace, se hace leyendo, informándose, preguntándose acerca de sus verdaderas necesidades y preguntando al producto ¿de dónde vienes, cuanto te quedaras conmigo y a donde vas?

 

Infografía de Basque Ecodesing Center

Nosotros, como consumidores somos el eje de dónde parte la economía circular ya que nuestra forma de consumir incide en  la forma de producir y el que separemos nuestros residuos, o no , determinará que estos vuelvan al circulo de producción convertidos en recursos materiales.

Para que un consumidor responsable se forme hay miles de opciones informativas a través de, por ejemplo,  las RRSS, : blogs, cuentas de Twitter, de facebook  para seguir, imitar, criticar, adaptar a nuestras posibilidades y ritmo de vida.  (aquí os enlazamos a nuestros preferidos http://ecoblognonoa.com/ ECOBLOG NONOA  https://www.esturirafi.com/ HERMANAS ESTURIAFI https://twitter.com/MovRAP MOVIMIENTO RAP https://twitter.com/search?q=ni%20las%20migas&src=typd NI LAS MIGAS

No es necesario convertir tu vida al ostracismo consumista y decidir aguantar con la misma ropa hasta que se caiga a pedazos, comer solo lo que se cultive en nuestro huerto, lavar con jabón hecho por nosotros mismos….

Pero si es necesario ser consciente de los que consumimos, mirar su trazabilidad, asegurarnos que en su producción no han esquilmado recursos naturales destruyendo ecosistemas y dejando sociedades enteras con una mano delante y otra detrás. Esforzarnos en consumir productos de proximidad que reducen la huella ambiental de nuestro consumo y favorecen el empleo en mi pueblo o ciudad  (productos con aceite de palma, carnes de del otro lado del planeta). Lanzarnos de lleno al alquiler de servicios y productos sin necesidad de adquirirlo en propiedad. No somos lo que tenemos sino lo que disfrutamos, y para disfrutar solo hace falta usar, no tener.

Sólo tenemos que utilizar el sentido común para ver si un producto está sobre envasado o si es ridículo adquirirlo para satisfacer una necesidad momentánea que puede ser satisfecha de una forma más duradera y sostenible (eliminar, por ejemplo, el uso de vasos, platos y cubiertos de un solo uso sustituyéndolos por re utilizables).

 

Hemos hablado de como debemos consumir, pero tan importante o más, es como debemos deshacernos de los residuos que ha generado mi consumo. La falta de gestión de residuos es un problema a nivel mundial que está, a

día de hoy provocando la reducción de biodiversidad marina. El abandono indiscriminado de residuos durante las últimas décadas ha generado la proliferación de grandes acumulaciones de residuos (en su mayoría plásticos) que flotan en el mar arrastrados por corrientes marinas. Estos residuos provienen en un 80% de tierra y en un 20% de actividades hechas en el mar (barcos de pesca, de pasajeros…etc).

Es normal que estos residuos hayan acabado en el mar si tenemos en cuenta el tiempo de degradación de la mayoría de ellos. Y es absurdo que siendo en su mayoría aprovechables como recurso material no se haya pensado antes como incluirlos en nuestro modelo de producción.

Hoy día se hacen gafas con colillas, carreteras con neumáticos, pañuelos de papel con residuos de piña… y todo es posible gracias a la innovación y a que un consumidor o productor ha decidido formar parte en la cadena de reciclado y separa el residuo para que siga con su ciclo de vida.

Entrar en la Economía Circular es un proceso lento, pero creemos, sin duda, que el consumidor y sus hábitos ecorresponsables son el mejor combustible para acelerarlo. Para acelerar la economía circular , para terminar con el abandono de residuos y para combatir la extinción de parte de la biodiversidad marina.

 

Ruleta de reciclaje