Ecoetiqueta Europea

La Eco-etiqueta, Etiqueta Ecológica Europea (EEE), o La Flor, denominada así por su logo, es una marca de calidad ambiental reconocida en toda Unión Europea, además de en Noruega, Liechtenstein e Islandia. Se utiliza para destacar los servicios y productos que se fabrican o se suministran con el menor perjuicio posible para el medio ambiente. Afecta a un montón de servicios y productos diferentes que utilizamos todos los días: de electrodomésticos a detergentes, pasando por los mismos muebles en los que nos sentamos…

Ecoetiqueta europea

Nace porque existen múltiples maneras de fabricar los productos y servicios que consumimos. Es posible contaminar más o menos en el proceso: se pueden utilizar químicos dañinos, realizar vertidos en los ríos de las sustancias sobrantes, generar demasiados residuos,… pero también es posible minimizar estos daños y elaborar los mismos productos, igual de útiles y eficaces.
¿Por qué una eco-etiqueta europea? En Europa existen varios tipos de etiquetas ecológicas que hacen referencia a cuestiones medioambientales específicas, como el reciclaje, la biodegradabilidad o el rendimiento energético. Algunas son válidas y reconocidas en un sólo país. Además, los propios fabricantes utilizan en sus productos distintivos ecológicos muy diversos, sin un certificado avalado por un organismo independiente. Por ello mismo y, para unificar criterios que ayudasen a los consumidores y a la industria, se decidió la creación de una etiqueta ecológica común. 

La eco-etiqueta europea es una herramienta opcional para promocionar productos y servicios que respetan el entorno: un símbolo distintivo de calidad. Se aplica sólo a las marcas más ecológicas dentro de cada grupo de productos. La Flor también constituye una valiosa herramienta para las instituciones públicas, ya que les permite identificar los productos más verdes. 

En comparación con otras iniciativas similares, sólo la eco-etiqueta europea:
  • exige que el producto sea examinado por un organismo independiente;
  • determina la totalidad de los efectos que el producto ejerce sobre el medio ambiente, desde la extracción de las materias primas hasta su destino final, en base al ACV (Análisis del Ciclo de Vida) de los productos.
Descargas:
Enlaces: 
Ruleta de reciclaje