Reciclar Pilas y Baterías, ¿para qué?

 PILAS Y BATERÍAS

En nuestra vida cotidiana estamos rodeados de aparatos de todo tipo que utilizan las pilas como fuente de energía: el reloj, el walkman, la radio, la linterna, los juguetes, etc. Todos ellos necesitan una fuente de energía móvil, no dependiente de la proximidad a un enchufe. Estamos hablando de las pilas.

Pilas recargables

Las pilas y los acumuladores eléctricos se han convertido en una fuente de energía indispensable en nuestro día a día. Multitud de aparatos, electrodomésticos o sus accesorios necesitan pilas para su funcionamiento, desde el mando a distancia hasta la batería del móvil. En España, se venden aproximadamente 400 millones de unidades de pilas y acumuladores al año, lo que supone unas 15000 toneladas; esto nos puede dar una idea de la dependencia que la sociedad actual tiene de las pilas y acumuladores (lo que habitualmente llamamos baterías).

.

Tipos de pilas

Básicamente existen dos tipos de pilas, en función de su posibilidad de ser recargadas:

  • Las pilas no recargables o primarias (a las que conforme a lo establecido en la normativa de aplicación vigente nos referiremos como: pilas).
  • Las pilas recargables o secundarias (a las que conforme a lo establecido en la normativa de aplicación vigente nos referiremos como: acumuladores).
.
 ¿Qué son?

Las pilas y los acumuladores son dispositivos que transforman la energía de una reacción química en electricidad. Los acumuladores tienen una función secundaría: utilizan la electricidad para invertir la citada reacción química. Casi todas contienen aditivos para mejorar sus prestaciones: gelificantes para evitar que se licuen y que el líquido estropee el aparato, o productos para evitar la corrosión del metal que constituye el envoltorio de la pila o acumulador.

En nuestra vida diaria fundamentalmente accedemos y hacemos uso de los siguientes tipos de pilas y acumuladores:

Pilas

  • Pila Leclanché o pila seca
  • Pila alcalina
  • Pila de botón

Acumuladores

  • Niquel- Cadmio (Ni- Cd) o Niquel- Hidruro Metálico (Ni- MH): son las pilas recargables.
  • Ion- Litio: baterías de móviles, portátiles o cámaras de vídeo.
  • Plomo- ácido: las baterías de coches
.

Problemática asociada a los residuos generados a partir de el uso de estas pilas y acumuladores

Todas las pilas y acumuladores tienen una característica común: estar compuestas por sustancias altamente contaminantes y tóxicas como son los metales pesados: Zinc, Cadmio, Mercurio, Plomo, Níquel, etc. Los metales pesados son sustancias muy persistentes en el medio ambiente al no ser degradables ni química ni biológicamente, por lo que permanecen en el medio, incorporándose a las cadenas tróficas y acumulándose en los tejidos de los seres vivos hasta alcanzar niveles tóxicos. Los residuos de las pilas y acumuladores se clasifican, por tanto, como residuos peligrosos para la salud y el medio ambiente.

Cuando tiramos las pilas al cubo de la basura, estamos tirando, por tanto, los metales y otros compuestos químicos que contienen y pueden suponer un grave riesgo ambiental si entran en contacto directo con el medio como consecuencia de una gestión inadecuada.

La eliminación de estas pilas por incineración o desecho produce la liberación de sus componentes al medio ambiente, con el correspondiente daño para la salud. Entre estos componentes se encuentran varios metales pesados, algunos de ellos reconocidos como extremadamente tóxicos, cancerígenos, mutágenos o alergenos: cadmio, mercurio (usado como conservante), plomo, zinc, níquel,…

La recogida selectiva y tratamiento de pilas y baterías elimina completamente cualquiera de estos riesgos.

¿Las pilas son reciclables?

Negativo positivo

En la Comunidad Europea tiramos cada año 200.000 toneladas de pilas (recargables o no). Su reciclaje depende en buena manera de la actitud del consumidor. Sólo se reciclan las que se depositan en los contenedores especiales.

Las pilas son la fracción más contaminante de nuestros desechos domésticos. Su reciclaje permite evitar que una serie de sustancias peligrosas pasen al medio ambiente: mercurio, cadmio, zinc, plomo,…

Por otro lado, el reciclaje de las pilas supone un gran ahorro de materias primas: el tratamiento de 100 toneladas de pilas permite recuperar 39 toneladas de hierro-manganeso, 20 toneladas de zinc, 2 toneladas de escoria y 150 kg de mercurio.

El punto de partida de este reciclaje se encuentra en su correcta separación en origen:

Las pilas de origen doméstico se pueden depositar en los contenedores específicos para pilas que en los puntos limpios, y, en la mayoría de municipios, en gran parte de los edificios públicos y pequeños comercios del centro urbano.

A efectos de la separación en origen y recogida selectiva de los residuos de pilas y acumuladores, distinguiremos:

  • Pila botón: pila o acumulador, pequeño, portátil y de forma redonda, cuyo diámetro sea mayor que su altura, destinado a aparatos especiales, como audífonos, relojes, pequeños aparatos portátiles y dispositivos de reserva (a depositar en contenedor específico rosa de los centros educativos o en los contenedores de algunos comercios o de la vía pública).
  • Pila estándar: pila de peso inferior a 1 Kg, diferente de las pilas botón, destinada a ser instalada en productos de gran consumo o profesionales(a depositar en contenedor específico rosa de los centros educativos o en los contenedores de algunos comercios o de la vía pública).
  • Otras: incluyendo: Pila o acumulador de automoción, baterías Ni –Cd, etc. (Deberán ser entregadas, una vez seleccionadas, directamente en el ecoparque móvil o fijo más cercano).

.

SABÍAS QUE…

  • Se estima que si el 87% de la población separará correctamente sus pilas y las depositara en el contenedor adecuado, se podría obtener la recuperación efectiva de más una tercera parte de los materiales que las componen.
  • La UE se ha fijado una meta para el 2016: obtener un 45% de materiales recuperados de pilas y baterías.
  • Los materiales contenidos en una sola pila son suficientes para contaminar 40 litros de agua durante 50 años.
  • 1 kg de pilas usadas puede contaminar entre 10 y 20 metros cúbicos de tierra.
  • Se calcula que las dos terceras partes de las pilas usadas acaban en vertederos o en plantas incineradoras, con la consecuente contaminación de las capas freáticas y la atmósfera, respectivamente.

.

COSAS FÁCILES DE HACER

Negativo positivo

Podemos cooperar separando absolutamente todas nuestras pilas y baterías usadas y colocándolas posteriormente en los contenedores correspondientes para que puedan pasar, más tarde, a la segunda etapa en la que son tratadas para su reciclaje. Así colaboramos para hacer muchísimo más fácil su clasificación, que se realiza de modo manual. Una buena acción que no cuesta casi nada, pero que puede hacer mucho bien para cuidar nuestro Medio Ambiente.

Consejos

  • No tirar nunca las pilas a la basura, depositémoslas siempre en contenedores apropiados.
  • No intentar nunca recargar una pila no recargable.
  • No mezclar pilas o acumuladores de distintas marcas o con diferente carga.
Ruleta de reciclaje